Written by : Kristina Dodge

El dinero no puede comprar amor

Mujeres adineradas de compras

Tras perder su fortuna, una mujer descubrió quiénes eran realmente sus verdaderos amigos.

En 2007 yo era multimillonaria. Recorría el mundo, asistía a costosas galas y (con mi esposo) donaba grandes sumas de dinero a organizaciones benéficas y causas políticas. Tenía infinidad de amigos; todos devolvían mis llamadas, me invitaban a fiestas y querían estar entre mis “preferidos." Para ser sincera, me encantaba ser tan solicitada pero en 2012, cuando mi familia y yo perdimos todo, descubrí la otra cara de la moneda.

Shakespeare escribió, 'Nunca abandones a los que han demostrado ser tus verdaderos amigos pero cuídate de las nuevas relaciones hasta tanto demuestren su amistad.' El significado es bastante directo: si tienes amigos que han demostrado su lealtad, aférralos con firmeza y nunca los dejes ir.

De buenas a primeras necesitábamos amigos. Como nunca.

Me di cuenta que cuando a los ricos les pasan cosas malas, sus amigos se disipan como la niebla en Long Island Sound.

Tuvimos amigos que no dudaron en abandonarnos cuando las cosas andaban mal, pero también hubo mucha gente que permaneció a nuestro lado, se mantuvo en contacto y se preocupó sinceramente por saber cómo estábamos. Mientras surcábamos aquellas turbulentas aguas de la amistad después de haber perdido todo, descubrí algunas claves para establecer vínculos duraderos independientemente del estrato financiero.

1. Enfócate en la realidad

He tenido la posibilidad de conocer infinidad de personajes magníficos e interesantes. Pero también he tenido que soportar infinidad de conversaciones vanas, en las que la gente habla de cosas como los aspectos prácticos de llevar al peinador personal de vacaciones o las ventajas de encontrar un chofer que no le guste hablar. Esas conversaciones no eran muy profundas y aprendí que las relaciones que se forjan hablando de preocupaciones sin importancia no son muy confiables.

Sea cual sea tu nivel de ingresos, concentra tu atención en las amistades que se basen en las cuestiones esenciales del ser humano: amor, amabilidad, familia y búsqueda permanente de empatía. Procura relacionarte con gente que tenga cierta profundidad.

2. No intentes trazar una línea recta entre la riqueza y la bondad

En teoría, la gente adinerada tiene mucha más capacidad de ser generosa que la gente de menos recursos; sin embargo en la práctica, eso no se puede confirmar. De hecho, estudio tras estudio han demostrado exactamente lo contrario: la gente de menor estabilidad económica es la más caritativa.

Cuando mi familia tuvo dificultades económicas, muchas de las personas que permanecieron a nuestro lado, que nos trajeron comida y que nos echaron una mano, fueron personas que conocimos porque prestaban servicios: camareros con quienes teníamos amistad o asistentes personales que habíamos tenido que dejar ir. Aprendí que la clave es conocer a las personas en su aspecto humano, escucharlas, identificarse con ellas y acompañarlas sin importar cuánto dinero puedan tener en el banco.

​3. Nunca juzgues

Lo que realmente aprendí de la amistad después de todo esto es que los amigos verdaderos te sorprenderán. Un día el amigo súper adinerado que pensaste que te había abandonado te invitará a cenar. El conocido que leyó algo de ti en el periódico te llamará por teléfono y la relación entre ustedes mejorará. Las personas son impredecibles y hacer conjeturas sobre ellas rara vez conduce a resultados productivos.

Asumir que una persona rica sólo quiere vincularse con gente rica sería un error. También lo sería insinuar que alguien menos acaudalado es un pesado que seguramente “algo quiere.” Cada persona es infinitamente compleja y… falible. Por sobre todas las cosas, el corazón es difícil de predecir. Estás mejor cuando no emites juicios de valor, si les das a las personas el beneficio de la duda y las revaloras a medida que evoluciona tu comprensión sobre ellas.

Ante todo descubrí que mis mejores amistades son con quienes yo he sido verdaderamente honesta. La única verdad en crear lazos duraderos de amistad es simple: para tener amigos que merezcan ser parte de tu alma, tú también tienes que ser esa misma clase de persona.


Kristina Dodge es madre de cuatro hijos, empresaria, escritora y conferenciante. La puedes encontrar en www.KristinaDodge.com.

(Visited 10 times, 1 visits today)
Close