Written by : Shelley Levitt

Intervención del sueño: un comienzo tortuoso

Lee la primera parte de la serie actual del blog de Shelley Levitt en su intento por vencer el insomnio con la ayuda de su coach, el Dr. Michael Breus.

Mi intervención del sueño: un comienzo tortuoso

Como parte de la serie especial de Live Happy 90 días para ser más feliz, hemos reunido insuperables consejos de expertos de todo el país sobre cómo podemos cambiar hábitos y vivir mejor en 2016. A continuación presentamos la primera parte de la serie actual del blog de Shelley Levitt en su intento por vencer el insomnio con la ayuda de su coach, el Dr. Michael Breus.


Después de dos semanas de haber comenzado mi intervención del sueño, algo quedó claro: esto no va a ser algo sobre velas para aromaterapia o un equipo que simule el calmante canto de las aves ni el sonido del suave viento acariciando los sauces. ¡Esto es brutal!

¿Me pides que duerma menos?

Mi coach del sueño, el Dr. Michael Breus, me ha puesto en un régimen de restricción del sueño. (Eso es algo que puede realizarse exclusivamente con la supervisión de un profesional de la salud.) Sus indicaciones fueron: vete a acostar a la 1 a.m. y levántate a las 5:30 o 6 a.m. Sí, él lo admite, es contraproducente reducir tu sueño a cinco horas o menos especialmente cuando todo lo que anhelas es dormir más.   Pero hay un método bien documentado a su locura.

Cuando conocí a Michael constató que yo padecía insomnio crónico. No tenía problemas para dormirme pero noche tras noche, semana tras semana, yo no podía permanecer dormida. Mis días transcurrían con gran cansancio, realmente extenuante.

El diario del sueño lo dice todo

Michael me hizo rellenar un diario del sueño durante una semana. Y me dijo, “Todavía no cambies nada”. Eso quería decir que todavía podía llevar a la cama mi iPad, iPhone y una pila de libros y revistas. Durante la primera semana el diario mostró que yo trepaba la cama a cualquier hora entre las 10:15 p.m. y la 1:30 a.m. y que leía o miraba TV en mi iPad de 30 minutos a tres horas. (Irónicamente, no tengo un aparato de TV en mi dormitorio porque yo ya sabía que es una mala higiene del sueño.)  Pero me estaba despertando al menos dos veces por noche y a veces, permanecía despierta por dos horas. Ese tiempo lo usaba para ponerme al día con los episodios de The Good Wife o con las últimas temporadas de Girls. La mayoría de los días tomaba una siesta a última hora de la tarde.

Misión decisiva

Mis hábitos de sueño tan irregulares, según me explicó Michael, le estaban enviando a mi cerebro toda clase de mensajes contradictorios sobre cuándo dormir una siesta o cuándo estar alerta. Lo que hace la restricción del sueño es desarrollar un mecanismo de ‘accionamiento’ del sueño que ayuda a regular el interruptor de encendido y apagado del cerebro. La coherencia es fundamental. “Por más cansada que estés, recuerda no hacer siestas,” me escribió una vez Michael en un mensaje de correo electrónico “y continúa levantándote temprano los fines de semana. Asegúrate de tener algo para hacer afuera de la cama hasta la 1 a.m. Puedes hacer esto pero te aviso que va a ser MUY difícil.”

Decidida pero muy cansada

Ha sido una de las cosas más difíciles que hice en mi vida.  Esforzarme para salir de la cama (cuando lo único que realmente quería hacer era quedarme otras dos horas bajo las sábanas) es todo un reto, pero la verdadera tortura es permanecer despierta hasta la 1 a.m.  Me siento demasiado cansada para leer y tampoco quiero mirar TV tendida en el sofá porque sé que eso me haría caer en un profundo sueño. No estaría en condiciones para conducir de noche ni tendría fuerzas para dar un paseo nocturno con Carlos, mi perro labrador de 85 libras. Entonces me obligo a permanecer despierta, mientras paso por distintos canales de TV, me levanto y doy vueltas por toda la casa. Siento que los párpados me pesan pero con gran esfuerzo los vuelvo a abrir. “Puedes hacerlo,” me digo. “Vale la pena.”  Estoy decidida y muy, pero muy cansada.


Regresa en febrero para averiguar qué pasará con la colaboradora de contenido para Live Happy, Shelley Levitt y sus hábitos de sueño irregulares. ¿Podrá el asesoramiento del Dr. Breus ayudarla a dormir bien por las noches? ¿O su insomnio crónico la llevará a su límite…?

(Visited 1 times, 1 visits today)
Close