Written by : By LiveHappy

17 maneras de retribuir según tus propias fortalezas

Usa tus fortalezas para orientarte cómo y dónde brindar tu tiempo y energía para apoyar causas nobles.

Mujer haciendo tareas voluntarias en un jardín con un grupo de gente.

Sigue tus propias dotes a la hora de decidir la mejor manera de contribuir a la comunidad.

Usa tu talento natural. Es posible que hayas escuchado este consejo antes. Identificar tus habilidades únicas, los rasgos propios de tu carácter y tu fibra innata te servirá como guía para encontrar la carrera que más te guste, donde puedas aplicar tu talento diariamente.

Tus fortalezas también pueden servir como indicadores de cómo retribuir a la sociedad y hacer del mundo un lugar mejor. Cuando usas tus propias fortalezas, todas esas cosas que tienes facilidad de hacer bien y disfrutas, recibes energía y estimulas tu sensación general de bienestar. Y puedes recibir los mismos beneficios al ayudar a los demás. De acuerdo con las publicaciones de salud de Harvard, la gente que ofrece voluntariamente su tiempo y habilidades se siente más conectada socialmente (posible solución para evitar la soledad y la depresión) y puede sentir mejorías en su salud física, además de disminuir la presión arterial y ganar mayor longevidad. Cuando combinas tus habilidades con acciones de retribución obtienes una poderosa combinación para marcar la diferencia en toda una comunidad.

Este año, el martes siguiente al Día de Acción de Gracias, celebramos el quinto “Día para dar” (Giving Tuesday) anual, un movimiento global y día que celebra e incentiva a contribuir con proyectos, donaciones o voluntariados. A diferencia del Black Friday y Cyber Monday, que privilegian los regalos materiales o las compras con descuentos, Giving Tuesday es el día que el mundo celebra la filantropía dando inicio a la temporada para participar en actividades con fines benéficos.

Giving Tuesday es una excelente manera de recordar emitir un cheque para donar a tu organización benéfica favorita. Pero más allá del dinero, cuando llega el momento de organizar dónde y cómo donarás tu tiempo y energía, déjate guiar por tus fortalezas hacia las formas más impactantes de ayudar a la gente y la comunidad que te rodea. Y recuerda que retribuir a un amigo, vecino o familiar puede ser tan significativo como dar a una institución; sigues marcando igualmente una diferencia en la vida de alguien.

Descubre tus fortalezas

El primer paso es identificar tus puntos fuertes. “No es preciso ir a buscarlos,” dice el Dr. Michael Mantell, coach especialista en comportamiento transformador. “Tus fortalezas están dentro de ti, no es necesario explorar demasiado ni hacer una búsqueda para encontrarlas.” Si no tienes claro cuáles son esas fortalezas, presta atención a los elogios que te dice la gente. “A veces, es otra persona la que puede ver algo en nuestro interior que revela nuestra fortaleza,” explica Michael.

Si aún así sigues insegura, fíjate qué estás haciendo cuando no te das cuenta que el tiempo pasa. O recolecta las pistas recordando qué te gustaba hacer en tu niñez. O puedes responder gratis la encuesta de 10 minutos de VIA para descubrir las fortalezas de tu carácter.

Emitir un cheque o donar tu tiempo para tu organización benéfica preferida siempre es una gran idea. Pero nosotros hemos reunido en una lista 18 maneras creativas para que este año utilices tus puntos fuertes al momento de dar.

Formas de retribuir

  1. ¿Eres una empresaria o emprendedora muy eficaz? A Mark Victor Hansen, coautor de la serie Sopa de pollo para el alma, se le ocurrió darle un giro al diezmo: en lugar de donar el 10 por ciento de tu dinero él sugiere que dones a entidades benéficas el 10 por ciento de tus fantásticas ideas empresariales.
  2. ¿Eres encantadora de animales? Considera adoptar algunos amigos peludos de la fundación protectora de animales de tu localidad.
  3. ¿Eres nadadora experta? Enseña voluntariamente a nadar a los niños en el gimnasio o YMCA de tu zona.
  4. Si eres Eagle Scout, ofrece hacer trabajos voluntarios con los Boy Scouts o una institución similar. Puedes trabajar con niños o ayudar a una institución en sus esfuerzos de recaudación de fondos.
  5. Si eres una ávida lectora, presta un libro que pueda cambiarle la vida a alguien. El libro adecuado podría ayudar a alguien a emprender un negocio, mejorar una relación o recibir un estímulo de confianza.
  6. ¿Te gusta mantenerte en forma? Participa en una caminata o carrera con fines de caridad y aporta a una causa que sea importante para ti. O pídele a alguien que haga ejercicios contigo y sé su mentora de fitness.
  7. ¿Tienes buena mano con las plantas? Dirige un proyecto comunitario de jardinería o enseña a los niños a cuidar de las flores y plantas.
  8. ¿Eres una talentosa maestra o especialista en un tema específico, como redacción o matemáticas? Habla con alguien de una escuela local sobre la posibilidad de prestar servicios de voluntariado como tutora.
  9. Si tienes talento como organizadora de eventos podrías ceder tu tiempo y habilidades en un evento para recaudar fondos para una entidad de confianza.
  10. ¿Eres una persona con muchos vínculos? ¿Cómo puedes usar tus contactos para ayudar a alguien? Con la recomendación correcta se podría presentar una posibilidad de empleo, un incremento en los ingresos o una nueva amistad.
  11. ¿Eres buena con los niños? Ofrece tu colaboración voluntaria para cuidar los niños de una amiga alguna tarde u organiza una fiesta de pijamas para tus niños y sus amigos.
  12. ¿Eres muy comprensiva? Usa esa gran herramienta emocional para escuchar a quien lo necesite. Busca organizaciones que trabajen con jóvenes en situación de riesgo o con adolescentes que hayan pasado por el sistema de detención de menores.
  13. ¿Tienes algo de dinero extra? Piensa en comprar algo para alguien que no conozcas. Paga la cuenta de la persona parada detrás de ti en la cafetería o en el peaje de la autopista.
  14. ¿Tienes talento para la fotografía? Ofrece tomar fotos en la boda de una amiga, la casa que alguien tenga en venta o la fiesta de cumpleaños de alguno de los hijos de tus amigas.
  15. ¿Eres buena mentora? Si estás en condiciones de hacerlo, contrata un becario o pasante que se interese en hacer lo que haces y enséñale los trucos del oficio.
  16. ¿Tienes el ojo entrenado para ser correctora de estilo? Ofrece tu colaboración voluntaria para revisar y pulir el curriculum vitae a quien lo necesite, o mejor aún, brinda voluntariamente tus servicios a una entidad benéfica que los merezca.
  17. ¿Te gusta hornear o cocinar? Ofrece tu ayuda voluntaria a un comedor público de tu localidad.

Sigue siendo fiel a ti misma dando en todos los ámbitos que te hagan más feliz. Cuando retribuyes a la sociedad con tu propio talento no parece un trabajo: se ve como clara expresión de quién eres.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Close