Written by : Dani DiPirro

10 cosas que la gente feliz no hace

Estas son las diez trampas de la negatividad en las que las personas más felices no caen y de hacerlo, saben cómo volver a salir.

10 cosas que la gente feliz no hace

No te quedes atrapada en una de estas trampas de la negatividad

La felicidad es algo que todos nos esforzamos por tener y aún así, alcanzarla puede ser una lucha. Las circunstancias, sin mencionar los genes, pueden tener un gran impacto en nuestro estado de ánimo. Pero las investigaciones demuestran que gran parte de nuestra felicidad depende de las pequeñas decisiones que tomamos a diario. Aquí en livehappy.com hemos narrado muchas de las prácticas que la gente feliz realiza de forma regular. Pero ¿qué hay de las decisiones potencialmente desastrosas que quitan la alegría y en las que algunos caemos sin siquiera darnos cuenta? Pensamos que sería igualmente importante aprender los hábitos más importantes que la gente más feliz no tiene.

1. La gente feliz no se preocupa demasiado de lo que piensan los demás

La persona feliz sigue siendo un ser humano y a todos nos preocupa un poco lo que piensan los demás. Pero la diferencia radica en que la

persona feliz no se queja ni se obsesiona con lo que los demás opinen de ella. Valora las opiniones de la gente y es flexible a recibir consejos y sugerencias pero la persona feliz en última instancia sigue siendo fiel a sus principios y no se aparta de ellos, aún cuando eso signifique no llevarse bien con todo el mundo.

2. La gente feliz no pierde tiempo haciendo cosas que le disgusta

Aunque siempre habrá cosas que no nos guste hacer (lavar la ropa, pagar impuestos, etc.), la gente feliz no pierde tiempo en actividades que no tiene por qué hacer y que tampoco disfruta. La gente feliz no pasa tiempo mirando programas de TV que no adora; no concurre a eventos que le producen ansiedad; no permanece en profesiones que no la colma de alegría. Uno de los mayores secretos de la gente feliz es saber lo que no disfruta y no pierde tiempo en eso por temor, por inercia ni por obligación.

3. La gente feliz no intenta manipular o cambiar a los demás

La gente feliz sabe que el cambio es un trabajo interior y que la única manera de cambiar es cuando uno quiere. Este conocimiento es esencial para vivir feliz porque eso significa no perder el tiempo intentando manipular a otros. A mucha gente feliz no le cuesta compartir su opinión o idea pero también sabe que no puede forzar la transformación en los demás (y que el intento sólo será una pérdida de tiempo). En cambio, prefiere dedicarse a hacer lo que está a su alcance para salir de una situación negativa.

4. La gente feliz no se permite quedar atascada en el pasado

Centrarse demasiado en el pasado es una de las maneras más rápidas de ser infeliz y esto es algo que la gente feliz sabe, por naturaleza, que es cierto. Mientras que la gente feliz tiene en cuenta y se esfuerza por aprender de las cosas que le han ocurrido anteriormente, tampoco dedica demasiado tiempo a reflexionar o quejarse por aquello que fue. La gente feliz sabe que el presente es mucho más valioso que el pasado y dedica la mayor parte de su atención al momento actual.

5. La gente feliz no se obsesiona con lo que podría pasar en el futuro

Es importante hacer planes para el futuro pero obsesionarse y preocuparse por lo que podría ocurrir es perjudicial. La gente feliz sabe que hay una cantidad inmensa de cosas que no puede controlar y el futuro es una de ellas. En lugar de preocuparse por lo que podría

salir mal, la gente feliz se esfuerza por prepararse lo mejor que puede y entonces vuelve a centrar su atención en el presente.

6. La gente feliz no se esfuerza por lograr la perfección absoluta

El perfeccionismo es enemigo de la felicidad y la gente feliz tiene plena conciencia de esto. Aunque se esfuerza por hacer lo mejor de sí y apunta alto con sus metas, la gente feliz no se queda inmersa en llevar una vida “perfecta” ni ser el esposo, el compañero de trabajo o el padre “perfecto”. No intenta comparar su vida real con la de esas imágenes “tan destacadas” que aparecen en Instagram o en Facebook. A veces todo tiene su límite.

7. La gente feliz no olvida agradecer lo que tiene

Una de las maneras más rápidas de acceder a un sentimiento de felicidad más duradero es alimentar una actitud de gratitud. La gente feliz pasa más tiempo pensando en lo afortunada que es por lo que tiene y mucho menos tiempo deseando aquello que no tiene. Busca y encuentra el lado bueno de las cosas en una mala situación y puede recordar cuán afortunada es.

8. La gente feliz valora más las experiencias que las cosas materiales

La investigación científica ha demostrado que las personas que utilizan su dinero para comprar experiencias, como viajar, hacer actividades deportivas o salir al cine, disfrutan un sentimiento de felicidad mayor y más extenso que quienes gastan su dinero en objetos. La gente más feliz parece haberse dado cuenta de eso; valora las actividades como dedicar tiempo a los amigos y a la familia, viajar a nuevos lugares y salir de sus zonas de confort.

9. La gente feliz no busca la realización en el lugar equivocado

Para la gente feliz la realización no surge del tamaño de su cuenta bancaria, de la cantidad de ‘Me gusta’ que recibe en las redes sociales o del tipo de auto que maneja. La gente feliz encuentra la realización en cosas significativas, como en vincularse con otros, en la espiritualidad y el sentido de la vida y en una trayectoria profesional gratificante. Sabe que los símbolos de estatus no son tan valiosos a largo plazo como el sentido de pertenencia y retribución a la comunidad y al mundo en general.

10. La gente feliz no permanece mucho tiempo en situaciones negativas

Tal vez lo más importante de todo es que la gente feliz no se queda inmersa en situaciones negativas ni tolera en su vida a la gente negativa. La gente feliz encuentra la manera de abandonar cualquier situación, profesión y relación que genere mucho estrés. Evita pasar su tiempo junto a personas que se detienen en lo negativo. Y bajo ningún aspecto tolerará el maltrato emocional o físico.

Mientras algunas personas tienen, por naturaleza, temperamentos más alegres que otras, la felicidad es algo que requiere dedicación y mucho trabajo. Si estás buscando más felicidad en tu vida no pienses solamente en las prácticas como la meditación, el ejercicio físico y los buenos hábitos del sueño: considera también esta lista de cosas menos convenientes para no caer en las trampas de la negatividad.


Dani DiPirro es autora, bloguera y diseñadora y vive en las afueras de Washington, D.C. En 2009, lanzó el sitio web PositivelyPresent.com con la intención de compartir sus percepciones de vivir una vida positiva y actual. Dani es autora de Stay Positive, The Positively Present Guide to Life y de una variedad de libros electrónicos. También es fundadora de Twenty3, un estudio de diseño destinado a promover los aspectos positivos y modernos del diseño gráfico y la ilustración.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Close