Enseña a tus hijos a ser mejores compañeros de trabajo

Niños jugando un juego de mesa.

ESB Professional/Shutterstock.com

3 lecciones para preparar a los niños para la vida laboral de cara al futuro.

Como especialistas en coaching ejecutivo, una de las cosas más comunes que escuchamos es, “Tengo un colega realmente difícil de tratar.” También somos madres, por lo que pensamos, “¿qué pueden hacer los padres para que sus hijos incorporen las actitudes y aptitudes necesarias para convertirse algún día en seres atentos, productivos y líderes del futuro?”

LECCIÓN 1: Enseña a los niños a preguntar, “¿cómo puedo solucionar este problema?”

La primera vez que una de nosotras tuvo oportunidad de asesorar a su hijo fue una mañana, cuando a la hija de Senia no le gustaba el ruido del limpiaparabrisas. La hija de Senia dijo, “Mamá, no me gusta ese sonido.” A lo que Senia respondió, “Está bien, ¿cómo podemos resolver ese problema?” La niña de 2 años respondió, “Nosotras no podemos resolverlo.” Senia contraatacó, “Está bien, ¿qué sonido podemos hacer que sea más fuerte que el del limpiaparabrisas?” “¡Ya sé!” dijo la pequeña, “Puedo aplastar esta bolsa con la mano y hará este sonido, que es más fuerte.” Esa fue la primera vez que la niña resolvió un problema sin ayuda.

Senia descubrió que la pregunta, “¿Cómo podemos resolver ese problema?” dio lugar a una actitud más paciente y reflexiva ante la queja. Como sostiene David Cooperrider de la Universidad Case Western Reserve, la misma pregunta contiene la respuesta. Si me estoy preguntando cómo resolver este problema, eso implica que es posible encontrar una solución y que soy la persona indicada para hacerlo.

LECCIÓN 2: Enseña a tus hijos a volver a levantarse cuando fracasan.

Margaret supo que su hija hacía su mejor trabajo en el último minuto. En quinto grado, después de la cena su hija comenzó a hacer una tarea que era para el día siguiente cuando se dio cuenta que no tenía cartulina. Margaret, deseando ayudar a su hija, condujo hasta la tienda (a más de 30 minutos de distancia) y se quedó despierta hasta tarde. En la siguiente reunión de padres, Margaret le contó su historia con frustración a la maestra de su hija, quien simplemente respondió, “¿Qué hubiese ocurrido si usted no compraba esa cartulina?” Margaret dejó que su hija asumiera las consecuencias en la siguiente ocasión, y su hija aprendió a planificar por anticipado.

LECCIÓN 3: Permite que los niños resuelvan sus disputas.

Cuando los niños pelean por el mismo juguete, diles: “Escuchen, me encantaría ayudarlos, pero no podremos hacer lo que habíamos planeado hasta que ustedes dos resuelvan esto.” A ellos les corresponde la tarea. No necesitan depender de los padres para que les digan cómo compartir el juguete. Piensa en ese compañero(a) de trabajo—que desea resolver un problema, que al equivocarse se recupera de inmediato y que puede resolver altercados. ¿Es esa la persona con la que te gustaría trabajar?

Por último, es importante cómo le hablamos a nuestros hijos. Algunos adolescentes no tienen trabajos de medio tiempo porque sus padres les dijeron, “Pasarás trabajando el resto de tu vida. Disfruta estar en la escuela.” Lo que ese mensaje transmite es que trabajo es una mala palabra, en lugar de algo gratificante. El trabajo enseña a tener autonomía, responsabilidad, cultura financiera y confianza. Comienza anticipadamente para toda una vida de resultados positivos.


Las licenciadas MARGARET H. GREENBERG y SENIA MAYMIN, autoras del libro Profit From the Positive, son expertas en coaching ejecutivo, oradoras y especialistas en psicología positiva. Encuentra más información sobre sus programas de certificación y coaching en ProfitFromthePositive.com.

Traducción: Pat Melgar

Tags: 
crianza
¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.