Contagia optimismo en 3 pasos

Empresario feliz.

Shutterstock.com

Encuentra el “oculto 31%” para liberar todo el potencial positivo de tu lugar de trabajo

Estar en contacto con una persona contagiosamente negativa puede cambiarnos el ánimo y la actitud sobre la vida aunque seamos los más positivos del mundo. En el trabajo, la toxicidad ofrece la posibilidad de alterar dramáticamente la cultura. Con montones de datos que conectan la negatividad con el estrés laboral hasta las condiciones de mala salud, bajo compromiso e ingresos decrecientes, hoy la gente negativa se ha convertido en uno de los pasivos más importantes de la economía moderna.

Conectarse con el lado positivo

Nuestras investigaciones en psicología positiva muestran un panorama revitalizador. De hecho, hemos logrado identificar la clave para influir en la cultura de una organización y llevarla al terreno positivo. Independientemente del papel que desempeñes en una empresa, activando lo que nosotros llamamos el “oculto 31%”, podrás reescribir la cultura para fomentar el talento y el progreso en el trabajo.

En un estudio intersectorial con la revista Training, hemos encontrado que un enorme 31% de los participantes dice ser “positivo pero no es algo que muestre en el trabajo.” Esas personas están a un paso de ser abanderadas de la positividad. Todos esos optimistas están simplemente esperando a ser activados, y constituyen la clave de tu éxito.

Exterioriza tu positividad

Todos somos emisores compartiendo constantemente información con los demás. Lo que elegimos difundir predice felicidad y bonanza para todos. Ese es el centro del próximo libro de Michelle: “Broadcasting Happiness” (Transmitiendo felicidad). Para superar los síntomas debilitantes de la gente negativa, lo importante es ser sumamente expresivos de nuestra propia mentalidad positiva y demostrar la actitud de que todo es posible para animar a otros a hacer lo mismo.

Con frecuencia nos preguntan si son las personas positivas o las negativas las que tienen una mayor influencia sobre un grupo. La respuesta de la investigación es ninguna de las dos. Las personas con mayor poder de influencia son las de mayor fuerza expresiva de su modo de pensar, en forma verbal o no verbal. Muchas veces, la persona negativa más elocuente es la que redacta el guión societario en el trabajo. Al transmitir nuestro optimismo, podemos llegar a inclinar nuestras empresas, familias y amistades hacia el lado constructivo. Haz que otros lo hagan y una gran transformación puede ocurrir.

La clave es hacer que ese “oculto 31%” diga lo que piensa. Para ello, hemos identificado tres pasos: identificación, reconocimiento y activación.

·Identificación

El paso más importante es descubrir quién se encuentra en el 31 por ciento. Se puede hacer a través de encuestas formales o en pláticas informales. Consúltales qué opinan sobre un determinado tema y nota con cuánta expresividad manifiestan su aprobación o desaprobación. Muchas veces los gerentes con los que hemos trabajado se centran en convertir en positiva a la persona más pesimista de la sala. En lugar de eso, concentra tu energía en quienes ya están preparados para transmitir de manera positiva.

·Reconocimiento

La mejor manera de hacer que alguien sea mucho más expresivo de sus posturas positivas es dejarle saber que no está solo. Si eres una persona positiva pero sientes que la gente que te rodea no lo es, no podrías actuar.

La investigación muestra que muchos otros a tu alrededor en el trabajo son personas verdaderamente positivas, aunque no lo manifiesten. Cuando reconoces que un tercio de la gente que te rodea también es optimista, puede ser el comienzo de un cambio positivo.

·Activación

Activar tan sólo algunos optimistas puede inclinar la cultura a tu favor. Fundamentalmente puedes activarlos de dos formas. Una, reforzando tu propio mensaje. Cuando demuestras positividad en forma verbal y no verbal, cambias la conversación y les muestras a los demás cómo hacer lo mismo de un modo racional. Dos, después de identificar al oculto 31%, bríndale maneras sencillas de expresar su propia mentalidad positiva.

Mi sugerencia es enviar un mensaje de correo electrónico positivo que elogie a un compañero o bien, compartir metas que entusiasmen al equipo. Comenzar con pasos pequeños permite, incluso a los más introvertidos, encontrar maneras seguras de expresar positividad.

Si bien esta estrategia funciona muy bien en compañías y equipos de negocios, también es aplicable en la mesa familiar. Los clientes además podrían llegar a “entusiasmarse” difundiendo el producto o el servicio que tanto valoran. Y en cuanto a los equipos deportivos, mediante la contratación y preparación de ese oculto 31%, también podrían inclinar la balanza hacia la mentalidad ganadora.

Si puedes identificar, reconocer y activar el “oculto 31%” brindándole a la gente simples vías para expresar su mentalidad positiva, podrás contagiar optimismo y mucha felicidad. Y eso hace que vivir felices nos sea mucho más fácil.


SHAWN ACHOR es autor de “The Happiness Advantage y “Before Happiness, que aparecen en la lista de libros más vendidos del New York Times. Tras dedicar 12 años en la Universidad de Harvard, Shawn viajó a más de 50 países, llevando la psicología positiva a escuelas y empresas. Es cofundador de Goodthink Inc., grupo consultor y de investigación sobre la felicidad.

MICHELLE GIELAN es experta en la ciencia de la comunicación positiva y en cómo utilizarla para alimentar el éxito. Tiene una maestría en psicología positiva aplicada por la Universidad de Pensilvania y es cofundadora de Goodthink Inc., grupo consultor y de investigación sobre la felicidad. Broadcasting Happiness” (Transmitiendo felicidad) es su primer libro.

Traducción: Pat Melgar

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.