Cómo salir de la rutina laboral

Persona parada en una silueta de tiza.

Windnight/Shutterstock.com

Intenta nuevas maneras de salir de tu zona de confort cuando lo mismo de siempre ya no funcione.

Por muy "equilibradas" que puedan parecer las personas, hay momentos en que todos nos sentimos sobrepasados. Como agente independiente, Senia maneja iniciativas estratégicas globales y también realiza trabajos de precisión. Sin embargo, en los últimos seis meses, los trabajos de detalles precisos comenzaron a sobrepasarla y comenzó a acumular hasta 50 tareas pendientes.

Senia recurrió a tres coaches ejecutivas, expertas en productividad. Conversó con sus amigas. Contrató asistentes virtuales y se centró en agilizar su labor. Sin embargo, la lista de tareas diarias aún era inmanejable. Senia se sentía estancada.

¿Cómo obtener el asesoramiento que necesitamos?

Las coaches o asesoras ejecutivas son como entrenadoras personales, pero para asuntos del trabajo y de la vida. Margaret sugiere un práctico mantra a las coaches para cuando se atascan: “Ve con quien conoces y haz lo que conoces.” Este es el problema: queremos estar solamente con aquello que sea confortable. Un nuevo evento TEDx llamado “Strategies to Widen Your Social Universe” [Estrategias para ampliar tu universo social] de la licenciada Tanya Menon de la Universidad Estatal de Ohio, le da una nueva dimensión al consejo de Margaret. Tanya señala que necesitamos crear más impactos accidentales en nuestras vidas: deberíamos ir a almorzar a un lugar diferente, tomar una ruta distinta para ir al trabajo, ir al gimnasio a un horario diferente y conocer gente distinta.

Con esa reflexión, volvamos a pensar en el consejo de Margaret: podríamos sugerir que Senia recurra a contactos con quienes no trabaja habitualmente, tomados de LinkedIn o de organizaciones profesionales, o podríamos recomendarle que investigue técnicas innovadoras de productividad. Y eso es lo que hizo. Senia conversó con colegas a los que no había contactado en meses o años. Adoptó medidas con las que no estaba demasiado familiarizada para delegar parte de su trabajo y hacer que su volumen de trabajo sea más sostenible.

Estas son algunas otras estrategias:

1. Conversa con alguien que esté un paso adelante de ti.

Es probable que tengas al menos un amigo, amiga o colega que también se haya visto desbordada y haya encontrado una solución. En su libro Stumbling on Happiness, el Lic. Daniel Gilbert de la Universidad de Harvard aconseja que si no sabemos cómo tomar una decisión, deberíamos hablar con alguien que ya haya tomado esa decisión. Si estás pensando en tener hijos, conversa con padres que hayan tenido hijos un año atrás y aún estén pasando noches sin dormir.

2. Adopta pequeñas medidas.

Da el paso más pequeño que pueda tener el mayor efecto o cambio positivo. Recomendamos esta medida en nuestro libro: Profit From the Positive. Esto nos enfoca en lo que podemos cambiar ahora.

3. Aléjate.

Tómate un descanso. Justo cuando creas que no puedes abandonar tu escritorio, eso es exactamente lo que necesitas hacer. Retírate de tu labor: seguirá estando allí cuando regreses. Sal a caminar; se ha demostrado que estar en contacto con la naturaleza tiene un efecto calmante. Ve al gimnasio. Medita durante cinco minutos. La idea es hacer algo que disfrutas. Regresarás a tu escritorio sintiéndote renovada y lista para enfrentar esa lista de tareas pendientes.

Cuando no sepas qué hacer, ve hasta la frontera de tu comodidad. Encuéntrate con esas personas a las que quizás nunca hayas acudido. Busca acciones que tal vez nunca antes hayas intentado.


Las licenciadas MARGARET H. GREENBERG y SENIA MAYMIN, autoras del libro Profit From the Positive, son expertas en coaching ejecutivo, oradoras y especialistas en psicología positiva. Encuentra más información sobre sus programas de certificación y coaching en ProfitFromthePositive.com.

Traducción: Pat Melgar

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.