6 secretos para crear tu trabajo ideal

Crea la empresa de tus sueños.
Kinga/Shutterstock.com

Evita estos errores comunes al dar tu próximo paso profesional.

Recuerdo hace unos años estar sentada detrás de mi escritorio en un trabajo sin futuro, que no me gustaba en lo más mínimo. Pasaba los días soñando con un trabajo que me gustara y cambiara mi situación. También quería deshacerme de aquel largo viaje al trabajo, poder ver tranquilamente a mis hijos a la mañana antes de ir a la escuela y tener la flexibilidad suficiente para trabajar en proyectos de mi interés. Sigue soñando, pensé por mucho tiempo.

Y entonces comencé a aprender todo lo que pude para crear mi propia empresa. Con las nuevas tecnologías de comunicación y marketing nunca hubo un mejor momento para comenzar una empresa propia. Sin embargo, existen algunos posibles obstáculos a superar. Estas son algunas sugerencias sobre cómo evitarlos. 

1. Comienza a pequeña escala

Si necesitas ingresos para sobrevivir no puedes abandonar tu trabajo sin saber si tu negocio es viable. Una manera de tantear el terreno es incursionar en tu trabajo ideal como algo extra. 

Por ejemplo, si tu meta es abrir una pastelería, no abandones tu puesto de marketing ni apuestes todo en la fachada de tu tienda. Tal vez puedas comenzar platicándole a tus compañeros de trabajo que elaboras pasteles para cumpleaños y celebraciones o ir a las tiendas de alimentos locales que quieran revender productos horneados. 

2. Sé flexible

Puedes elaborar los mejores pastelillos de este mundo, pero si todos claman por paletas tendrás que darles lo que piden para poder mantenerte en la actividad. En mi caso, me interesa ayudar a la gente a explorar las mejores opciones de alimentos para alcanzar un estado óptimo de bienestar físico y mental; para ello, evalué el mercado y descubrí que había interés. 

Sin embargo, la cantidad de gente dispuesta a gastar tiempo y dinero en una depuración guiada era ampliamente superada por quienes estaban interesados en comprar simplemente bocadillos saludables. Decidí dedicarme a montar mi negocio y generar mis propios ingresos vendiendo primero postres saludables para dedicarme después a redactar y hablar para poder llegar a más gente. 

3. Rodéate de la gente adecuada

Estás dando todo de ti, día tras día, porque este negocio es tu pasión. Pero no todos van a estar tan entusiasmados con lo que tú haces. 

Cuando elijas con quién trabajar es sumamente importante que busques gente que te ayude a alcanzar tus metas y no que te baje el ánimo a ti y a todo tu equipo. Debes encontrar a quienes compartan tu visión. 

4. Sigue aprendiendo

Sin importar cuánto conoces tu nicho de mercado, siempre habrá algo nuevo que aprender. Puedes ser el mejor diseñador gráfico de la historia, y aún así lo básico de difundir la noticia en las nuevas plataformas de redes sociales o resolver la logística para insertar tu producto en el mercado podría sorprenderte. 

Para controlar tu juego debes permitirte aprender constantemente cosas nuevas. Independientemente de si eso significa un grupo de organización semanal, encontrar un mentor en tu actividad o elegir educación en línea, ampliar tu base de conocimientos es importante para hacer que tu negocio convierta la pasión inicial en ganancias y comience a crecer.

5. Encuentra el equilibrio

¡Un error que muchos emprendedores impacientes no anticipan es la pérdida de aquella pasión original que los impulsó a crear su propio negocio! Independientemente de cuánto te gusta lo que haces, si quieres que te siga gustando, no puedes trabajar 24 horas por día. Asegúrate de tomar descansos para disfrutar de otras actividades, dedicar tiempo a la familia y los amigos, darte tiempo para cuidarte consumiendo regularmente alimentos saludables, hacer ejercicios y descansar lo suficiente. Porque si no desempeñas tu labor en plenitud, tu negocio tampoco lo hará. 

6. No te rindas

En tu camino hacia el éxito encontrarás barreras desalentadoras… algunas tan grandes que podrían tentarte a renunciar. Pero si amas lo que haces, siempre valdrá la pena. Recuerda, el Coronel Sanders fue rechazado 1009 veces antes de encontrar un interesado en su receta de pollo; Walt Disney tuvo que escuchar 302 “no” antes de conseguir los fondos para crear Disneyland y el clásico ‘Lo que el viento se llevó’ fue rechazado por 38 editoriales. 

¡Entonces persigue tus sueños y llévate paciencia, persistencia y perseverancia para emprender tu camino al éxito! 

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.