4 maneras de evitar que el estrés del trabajo te siga a tu casa

Persona leyendo su tablet al aire libre.

©People Images/Getty Images

Crea en tu hogar un entorno protector para relajarte y renovarte en tu tiempo libre.

El estrés laboral puede comenzar en el trabajo, pero nunca se queda allí. Las compañías exigen más a los empleados, no solamente en términos de tareas sino también de tiempo—y la tecnología hace que el trabajo sea omnipresente y también, omniposible. Esta mayor demanda tiene consecuencias negativas, incluso para quienes no pertenecen a la nómina de la compañía, ya que el estrés laboral también se traslada a la vida privada. Como matrimonio de investigadores de la felicidad, este tema no sólo nos interesa desde lo profesional sino que también en lo personal es muy importante para nosotros. Los dos hemos caído en la trampa de habernos estresado en el trabajo y hemos traído ese estrés a casa para infligirlo en el otro—¡aún cuando deberíamos saberlo!

Basándonos en nuestra experiencia, con casi la mitad de las compañías de la lista Fortune 100, creemos que la solución para ayudarnos y ayudar a nuestros seres queridos a lidiar con el estrés del trabajo, irónicamente, surge de las mismas compañías que nos lo trasladan. El problema no es sencillamente que el trabajo es demasiado exigente, sino que nosotros fallamos a la hora de generar en casa una cultura de protección lo suficientemente fuerte. Sólo al comprender la manera en que las mejores compañías crean culturas positivas podremos replicar en casa esos logros para crear una cultura familiar que nos ayude a rejuvenecer y a recuperarnos. Es imperativo no permitir que la cultura tóxica de la empresa dicte la cultura de nuestra propia familia.

Las culturas positivas se basan en reglas, muchas veces tácitas, que promueven hábitos a favor del mayor bienestar y éxito. Al igual que un auto recibe revisiones periódicas, las organizaciones que piensan en avanzar también definen culturas que promueven rutinas a través de las cuales sus empleados pueden renovarse y reponer energías, por ejemplo, tomando días de vacaciones, meditando en una pausa a media mañana y recibiendo elogios significativos de manera habitual. Estos comportamientos positivos son tan buenos para el individuo como para la compañía.

Nuestra investigación mostró que si tomas 11 días o más de tus vacaciones, tienes 30% más probabilidades de recibir un aumento. (¡Y ese resultado positivo no es simplemente porque en tu ausencia la gente te extrañó!) Hacer una pausa del trabajo nos ayuda a descansar la mente y el cuerpo y nos vuelve a ubicar en la zona de rendimiento, lo cual redunda en un trabajo de mejor calidad. Aetna se reservó un tiempo para practicar meditación durante la jornada laboral y como resultado de eso, disminuyeron los costos de su atención de salud como empleada y aumentó la satisfacción en el trabajo.

Nosotros hemos estado intentando fortalecer nuestra cultura familiar para que las cuestiones de trabajo no surjan en casa. Prueba realizar estas prácticas basadas en la investigación para intentar establecer y mantener una cultura familiar positiva:

1. Organiza una reunión de personas interesadas

Muchas veces vivimos la vida tal como se presenta, sin intención. Invita a todos los integrantes de la familia que puedan seria y significativamente contribuir en una reunión para conversar sobre los valores familiares. ¿Qué tipo de ambiente desean crear dentro del hogar? ¿Cómo quieren compartir su tiempo? ¿Cuáles son las normas para el uso de los dispositivos electrónicos? A través de la identificación de los valores familiares y la definición de un plan colectivo para defenderlos, podrán comenzar a diseñar artesanalmente una vida que respete esa visión. Definan un ambiente que sea enriquecedor y apacible para tomar una pausa mental.

2. La cultura familiar desde la puerta de entrada

Al ingresar en Kimball International para atender a los altos directivos, nos quedó absolutamente claro cuáles son los ideales de la organización ya que la declaración de su misión y sus valores se hallan publicados en la puerta de entrada. Una nota similar, que recuerde la cultura del hogar, puede hacer que todos los integrantes de la familia mantengan el norte cuando ingresan a casa después de un largo día de trabajo. Deja mensajes de afecto, una lista de valores o incluso fotos de ustedes mismos viviendo esos valores como familia. Piensa como si esto fuera un botón de reinicio visual para que al ingresar a casa tu tiempo comience con mentalidad renovada.

3. Empaca ‘la tecno’

La conexión social es uno de los indicadores más importantes de la felicidad duradera, pero no podemos generar eso teniendo un teléfono en la cara. Un estudio publicado en la revista Psychology of Popular Media Culture reveló que de las mujeres encuestadas que estaban en una relación amorosa, el 25% aseguró que su amado enviaba mensajes de texto o de correo electrónico a otras personas mientras estaban platicando cara a cara. Quita el teléfono de tu espacio físico para que no resulte fácil usarlo descuidadamente. Nosotros hemos probado colocando nuestros teléfonos dentro de una bolsa Ziploc, rodeada con una pequeña banda de hule como recordatorio. Considera dejar en casa durante el día al menos el teléfono de una persona para tener la posibilidad de desintoxicarse.

4. Descansa más

Las investigaciones muestran que tenemos más recuerdos positivos si nos damos algunas horas más de sueño. En un estudio realizado por la Universidad de California, Berkeley, se le pidió a las personas que memorizaran dos listas, una de palabras positivas y otra de palabras negativas; quienes habían dormido cinco horas recordaron la misma cantidad de palabras negativas (cerca del 80 por ciento) aunque significativamente menos palabras positivas que quienes habían dormido ocho horas. Escribe recuerdos positivos con tu pareja yendo a dormir temprano juntos. Puedes ayudar a que tu pareja apoye este hábito positivo cepillando tus dientes a plena vista o apagando las luces del dormitorio para recordarle que el día ha terminado.

¿Cómo fortaleces una cultura positiva en tu familia? ¡Nos encantaría saber!


SHAWN ACHOR es autor de los exitosos libros The Happiness Advantage y Before Happiness. Su participación en TED Talk es una de las más populares, con más de 5 millones de visitas, y millones de personas han visto su programa PBS. Conoce más acerca de Shawn en Goodthinkinc.com.

MICHELLE GIELAN es experta en la ciencia de la comunicación positiva y autora del libro Broadcasting Happiness. Fue presentadora de noticias nacionales en CBS News y tiene una maestría en psicología positiva aplicada por la Universidad de Pensilvania. Conoce más en Goodthinkinc.com.

Traducción: Pat Melgar

Tags: 
estrés
¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.