10 maneras de construir comunidad

Niños armando un puesto de limonada

Hurst Photo/Shutterstock.com

Pequeñas acciones que pueden generar grandes cambios en tu vecindario

Todos nos beneficiamos al poder relacionarnos con los otros, sean familiares, amigos o vecinos. Formar una red de relaciones de amistad en el vecindario puede ofrecerte una mayor sensación de pertenencia y bienestar. El trabajo conjunto para fortalecer el acercamiento comunitario nos hace sentir que formamos parte de algo mucho más grande que nosotros. Aquí te compartimos diez ideas simples para saber por dónde comenzar:

1. Pasa más tiempo en la puerta de tu casa. A veces, tienes que salir de tu casa para hacer que las cosas sucedan, pero no necesitas ir muy lejos. Los encuentros casuales a veces son los mejores. Relaciónate con tus vecinos mientras recoges el correo o cuando plantas flores o cortas el césped del frente. Arregla cosas en tu garage con la puerta abierta o simplemente frecuenta el porche o el jardín de la entrada. Siempre que sea posible, intenta ir caminando hasta alguna tienda cercana en lugar de ir en auto, y será más probable que te encuentres con otros vecinos en el camino.

 

2. Diversión en el jardín de adelante. Haz de cuenta que el jardín del frente de tu casa es tu patio trasero y disfruta más momentos de ocio y entretenimiento allí afuera. Coloca una mesa plegable de picnic o las sillas de jardín en la entrada de tu casa y siéntate a pasar el rato; mientras lees o miras la vida pasar, verás que la gente se detiene, se presenta y encuentra fácilmente un tema de conversación. Si tienes niños pequeños, en un día caluroso puedes armar un puesto de venta de limonada. No sólo estarás en contacto con más vecinos sino que tus hijos también se ganarán un dinero extra.

 

3. Organiza una reunión informal en la cuadra de tu casa o un banquete colectivo. Elige el día y la hora y reparte folletos para invitar a tus vecinos a disfrutar de una reunión informal, banquete colectivo o comida al aire libre. Todos pueden participar y compartir en el encuentro. Puedes organizar la comida al aire libre en un espacio en común del vecindario, como el parque, la plaza o un club cercano, o también en la entrada de tu casa, si eso funciona mejor. No es algo novedoso pero sigue siendo una de las mejores maneras de conocer a tus vecinos con espíritu positivo.

 

4. Inicia una huerta comunitaria. Si el vecindario dispone de un espacio verde en común, o si alguien estuviera dispuesto a donar una parte de su terreno, pueden sembrar un huerto comunitario en el que muchas manos, de niños y adultos, podrían crear juntas algo hermoso. Tal vez algún vecino que conozca de horticultura o jardinería pueda asumir el control, o podrían contratar a alguien de un vivero local para que los guíe y de esa manera puedan comenzar.

 

5. Instala una biblioteca ambulante. Imagina una pequeña biblioteca en el parque de tu vecindario. Una biblioteca ambulante es como un gran buzón de correo con vitrina vidriada y libros en su interior. Dejas un libro, llevas otro. Para empezar, visita.

 

6. Inicia un centro comunitario de préstamo de herramientas. Averigua si la biblioteca de tu comunidad les puede donar un espacio para convertirlo en centro para compartir herramientas. Todos los vecinos pueden donar sus herramientas usadas a ese centro, y si fuera posible, también recibir donaciones de las ferreterías y tiendas locales, que venden artículos para construir, reparar o remodelar el hogar. ¿Necesitas una motoazada, una motosierra, una quitanieve o una escalera alta? En lugar de que cada familia vecina almacene su propio cúmulo de herramientas eléctricas, hagan de todas ellas un recurso comunitario compartido.  

 

7. Diseña una página de tu barrio en las redes sociales. Las páginas de Facebook, por ejemplo, sobre vecindarios privados han adquirido tanta popularidad que de allí surgió la idea de lanzar la red social Nextdoor.com. Se trata de una cartelera comunitaria electrónica, donde todos los vecinos del barrio comparten recomendaciones sobre distintos temas: cuestiones de escolaridad, dónde reparar un refrigerador; cómo encontrar los dueños de una mascota perdida o información sobre la próxima venta de objetos usados. Según la empresa, en los EE. UU. 70 nuevos barrios lanzan sus propios sitios web todos los días. Puedes ofrecerte como voluntaria para poner en marcha el sitio web de tu comunidad o como facilitadora.

 

8. Organiza una venta de objetos usados en tu vecindario. Elige un día y un lugar, anúncialo en las redes sociales de tu barrio, con carteles de cartón distribuidos por los alrededores y reúnanse para fortalecer los lazos de la comunidad entre lámparas antiguas y carriolas para bebés.

 

9. Sé cordial al dar la bienvenida. ¿Tienes nuevos vecinos? Acércate a ellos con una canasta de frutas, galletas o una botella de vino y una nota de bienvenida. Es una excelente manera de conocerse, en lugar de darles un saludo vacío desde el auto cuando llegas a tu casa. Además, también te ubica en una posición más favorable, si alguna vez necesitas pedirles prestada una taza de azúcar o que alguien riegue tus plantas mientras estás de viaje.

 

10. Pregúntate cómo ser mejor persona. Si te propones ser una persona fabulosa con tus vecinos puedes elegir relacionarte con ellos en tono positivo y ellos también te imitarán. Mantente un poco más pendiente de los vecinos ancianos y de vez en cuando visítalos para ver cómo están o para acercarles algo de la tienda. Recoge el correo o el periódico del vecino que esté de viaje o en invierno, limpia la nieve de su entrada cuando adviertas que no puede hacerlo por sus propios medios. Con solo saludar con la mano y sonreír al pasar cuando vas por la calle, generas una agradable muestra de calidez vecinal.

 

Para encontrar más información sobre comunidad, lee la edición de agosto de la revista Live Happy.

Traducción: Pat Melgar

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.