Y tú ¿eres phubber?

Dos personas mirando sus teléfonos.

Vincent Besnault/Getty Images

Controla las distracciones de la tecnología para que no dañen tus relaciones.

Es molesto, y los dos somos culpables de esto. Como matrimonio de investigadores sobre temas de la felicidad, esta es una de las principales razones de hacernos sumamente infelices el uno al otro. Fíjate si puedes identificar el problema:

Uno le dice al otro: “Cariño, estaba pensando que tal vez esta noche podríamos llevar a Leo a cenar a ese restaurante de sushi. ¿Qué opinas?

El otro: “¿Qué?” (Silencio). (Más silencio).
“¿Terminaste?”
“Sí.”
“Cariño, estaba pensando que tal vez esta noche podríamos llevar a Leo a cenar a ese restaurante de sushi. ¿Qué opinas?
“Es una idea genial.”

Si aún no lo has identificado, el único problema en esta conversación fue un smartphone. Si bien el teléfono nos facilita la coordinación del cuidado de los niños y la marcha de nuestros proyectos de investigación en común, a veces por increíble que parezca, también nos ha hecho sentir desconectados uno del otro. Cuando deberíamos estar prestándonos mutua atención, el hecho de revisar el celular en presencia de la persona que amamos profundamente puede ser una señal de que no es nuestra prioridad.

Sea por estar consultando las últimas puntuaciones del Fantasy Football (Shawn) o paseando por los muros de Facebook para echar un vistazo a las fotos de bebés de nuestras amigas (Michelle), esos momentos en los que nuestra pareja siente que hemos elegido nuestro smartphone en lugar de su presencia puede dañar nuestra relación.

“Phone” + “snubbing” = “phubbing”

Los investigadores le han dado nombre a este comportamiento perjudicial: “phubbing”, que surge de la unión de las palabras “phone” (teléfono) y “snubbing” (desairar; ignorar). Este fenómeno de desairar a alguien por mirar el teléfono o “phubbing” ocurre básicamente cuando una persona revisa su teléfono fingiendo prestar atención a su acompañante o pareja, cuando se supone que deberían estar disfrutando de su mutua compañía. Un estudio realizado por Brandon McDaniel y Sarah Coyne y publicado en la revista Psychology of Popular Media Culture reveló que de las mujeres encuestadas, que estaban en una relación amorosa, el 62% dijo haber sufrido phubbing diariamente. De ellas, 1 de cada 3 dijo que su pareja sacaba el teléfono durante las comidas y el 25% dijo que su amado(a) enviaba mensajes de texto o de correo electrónico a otras personas mientras estaban platicando cara a cara.
 
El phubbing es la consecuencia natural de un adictivo pasatiempo nacional que tiene cada vez más auge. Según el Estudio de la mentalidad del diseño de interfaces móviles (Mobile Mindset Study) realizado por la empresa de seguridad móvil Lookout, tres de cada cinco usuarios de teléfonos inteligentes o smartphones en los EE.UU. no pueden pasar más de una hora sin revisar sus teléfonos. Otro estudio señaló que el estadounidense medio revisa el teléfono cada seis o siete minutos. Me parece que sencillamente hemos reemplazado la famosa pausa de los siete minutos en las conversaciones por un rápido vistazo en las redes sociales para llenar el vacío.

Supera la adicción al teléfono

La consecuencia de estas pequeñas decisiones es real en nuestras relaciones, muchas veces dejando a la otra persona con una sensación de inseguridad de parecer aburrida o con la frustración de no estar recibiendo la atención que merece. El estudio publicado en la revista Psychology of Popular Media Culture revela que para el 70% de los participantes esta manía de revisar constantemente el teléfono (phubbing) perjudicó su capacidad de relacionarse con sus parejas.

El psicólogo John Gottman, investigador de las relaciones de pareja, sostiene que las parejas que mantienen relaciones fructíferas guardan una relación de positividad de 5:1 porque un acontecimiento negativo (como el hecho de ser ignorado porque tu pareja revisa constantemente su teléfono, por ejemplo) necesita de cinco interacciones positivas para equilibrarse.  ¡Mejor sería empezar por no ignorar a tu pareja para revisar el teléfono!

Decidimos consultar a Amy Blankson, nuestra colega experta en tecnología y felicidad, hermana de Shawn y autora del fabuloso libro The Future of Happiness (El futuro de la felicidad), en el que analiza cómo aprovechar las tecnologías para ser más feliz en la vida. Amy guardó su teléfono, nos miró a los ojos y nos indicó medidas concretas para tener una relación positiva con nuestros teléfonos y con los demás.

Esto es lo que hemos aprendido:

1. Establece momentos sin tecnología

Escoge los momentos del día en los que todos tengan más posibilidades de reunirse en persona, como los viajes en auto o durante las comidas, y asegúrense de guardar sus teléfonos. Para nosotros, el momento más divertido del día con Leo, nuestro hijo de 3 años, es durante la mañana. De este modo, decidimos como norma que no podemos mirar videos antes de la siesta, y también guardamos nuestros teléfonos. Con este simple cambio, la cantidad de momentos importantes que compartimos los tres juntos ha aumentado considerablemente.

2. Alertas de audio… en el mejor momento

Asígnale un sonido personalizado a la niñera para no tener que revisar en tu teléfono cada llamada. Crea un espacio sagrado para las noches de citas retirando los teléfonos de arriba de la mesa. Según un estudio de la Universidad de Essex, tener un smartphone sobre la mesa durante un encuentro cara a cara diluye la sensación de cercanía, la confianza y la calidad de la relación. Usa los tonos de llamada y notificaciones de tu teléfono para tu beneficio.

3. Acuéstalo a dormir

No lleves tu teléfono a la cama contigo. Déjalo descansar en su propia base de carga lejos del dormitorio. En el lanzamiento de Thrive Global, la nueva compañía de Arianna Huffington dedicada al bienestar, nuestra colega presentó la base para cargar teléfonos llamada Phone Bed Charging Station, que es una cama en miniatura, con sábanas de satín y un cargador incorporado. Tiene el tamaño perfecto para un teléfono inteligente. Arianna sugiere colocarla en la cocina o en la sala, y para el dormitorio comprar un reloj despertador tradicional.

Nosotros creemos que ser más conscientes de esa manía que tenemos, a veces inconsciente, de revisar nuestros teléfonos es algo que aún necesita mucho trabajo por delante, sin embargo, el hecho de prestarle atención ya ha cambiado totalmente la situación. ¡Gracias a eso y también a que en esta época del año los partidos de fútbol aún no están en pleno apogeo!


SHAWN ACHOR es autor de los exitosos libros The Happiness Advantage y Before Happiness. Su participación en TED Talk es una de las más populares, con más de 5 millones de visitas, y millones de personas han visto su programa PBS. Conoce más acerca de Shawn en Goodthinkinc.com.

MICHELLE GIELAN es experta en la ciencia de la comunicación positiva y autora del libro Broadcasting Happiness. Fue presentadora de noticias nacionales en CBS News y tiene una maestría en psicología positiva aplicada por la Universidad de Pensilvania. Conoce más en Goodthinkinc.com.

Traducción: Pat Melgar

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.