Por qué el cuidado personal no es egoísmo

Mujer

Rido/Shutterstock.com

Cuidar de ti te hará mejor trabajadora, madre, socia y amiga.

Este es un caso habitual: Te sientes agotada y desbordada por las responsabilidades y la única forma de cumplir con todo es trabajando más intensamente, más horas, durmiendo menos y prescindiendo de las cosas “no esenciales” que haces para poder cuidar de ti misma.

Somos estadounidenses: nos enseñaron a echarnos a andar y no quejarnos. Pero cuando no dedicamos tiempo a reponer nuestras energías, inevitablemente terminamos en el agotamiento físico, emocional y mental, también conocido como síndrome de burnout, con muchos más problemas que al principio.

¿Qué es exactamente el cuidado personal?

El término “cuidado personal” se refiere a todo aquello que hacemos intencionalmente para atender nuestra salud física, mental y emocional/espiritual.

Cuando priorizamos nuestra salud y felicidad—si empezamos por descansar adecuadamente, hacer ejercicios y agregar un poco de diversión y alegría a nuestra vida—podemos ser trabajadoras, socias, madres y amigas realmente mejores y más eficientes.

Si sientes que necesitas justificar estas acciones de atención personal, para ti mismo o ante cualquier otra persona, piénsalo de este modo: ocúpate de ti en los siguientes aspectos importantes y a su vez, podrás cuidar mejor de absolutamente todo y todos los que estén en tu lista.

Come

Saltarse comidas priva al cerebro y al cuerpo del combustible que precisan para funcionar y concentrarse durante todo el día. Y si bien, en una dieta saludable habitual siempre hay algún espacio para darse un permiso ocasional, optar por la comida para llevar con demasiada frecuencia causará estragos en el cuerpo y el cerebro, lo que te convierte en una persona menos eficaz en el trabajo y posiblemente, más irritable e impaciente. (Sin mencionar que está demostrado que los alimentos procesados contribuyen a la depresión y al aumento de peso.)

Muévete

Ponte en marcha y baila con tus hijos, ve al gimnasio o al menos sal a caminar por tu vecindario. La actividad física tiene un impacto positivo en el cuerpo y la mente. De hecho se ha demostrado que el ejercicio estimula el ánimo, aumenta la creatividad y ayuda a mantener la concentración y la atención—todo lo cual te ayuda a ser más productiva y mucho más divertida.

Descansa

Según los estudios, la falta de sueño favorece la obesidad, las enfermedades del corazón y muchas otras dolencias. Contribuye asimismo a tener un pensamiento lento y reducido, que no es precisamente como la mayoría de nosotros desea presentarse en el trabajo, ante los hijos o la vida en general.

Y no solamente el sueño nocturno nos hace más productivos. Mientras estamos trabajando, hacer una pausa ocasional para meditar, caminar un poco o tomar una siesta breve nos ayuda a funcionar a toda máquina.

También se ha demostrado que los períodos más largos de rejuvenecimiento, como las vacaciones, aumentan la productividad, la creatividad, el buen estado físico y la salud y felicidad en general.

Disfruta

Habrás escuchado el dicho de “la risa, remedio infalible,” y ahora la ciencia demuestra que es verdad. ¿Quién sabía que reírse entre amigas o morirse de risa en un espectáculo cómico son maneras excelentes de cuidar de nosotros mismos?

Relájate y vive el presente

Una manera de disminuir el ritmo y ponerle más alegría a nuestra rutina diaria es actuar de manera consciente y presente en cada ocasión que tengamos. Se ha demostrado que practicar la técnica de atención plena—ya sea que ello signifique meditar, escribir tu diario, hacer yoga, respirar profundamente varias veces o tomar un breve descanso mental—tiene un efecto positivo increíble sobre el bienestar físico, mental, emocional y espiritual.

Es necesario organizar esas pausas o puede que nunca ocurran. Si puedes, agrega en tu agenda una clase de yoga semanal o un masaje ocasional.

Comienza a pequeña escala

¿Tienes sólo cinco minutos para meditar? No hay problema, igualmente podrás cosechar los frutos. Y al despertar por la mañana, con solo dedicar un momento o dos para hacer una lista mental de agradecimientos creará las condiciones para apreciar las bendiciones, sean grandes o pequeñas, durante todo el día. Tener bocados saludables a mano en casa y en el bolso del gimnasio o en el cajón del escritorio y preparar un plan de comidas para la semana, contribuirán a que siempre tengas opciones nutritivas disponibles.

Todas sabemos lo fácil que es caer en la tentación de sobrecargar nuestra agenda. Pero antes de asumir más trabajo, más actividades voluntarias y con los niños que te agotarán y te mantendrán atada por horas, recuerda que tienes el poder de decir “no.”

Reservar tiempo para cuidarte un poco te hará más dinámica, saludable y eficiente en el trabajo y más eficaz al momento de cuidar de todas las personas y cosas que son importantes en tu vida.

Traducción: Pat Melgar

Tags: 
uno mismo
¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.