7 maneras de mantenerse en forma y saludable en el trabajo

Dos mujeres espalda contra espalda.
ARTFULLY PHOTOGRAPHER/Shutterstock.com

Convierte el bienestar en algo más integral de tu jornada laboral.

Trabajar arduamente forja el carácter, paga las cuentas e incluso puede ser bueno para el alma. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que algunos aspectos de la vida laboral —el estrés, las largas horas, la falta de sueño y el sedentarismo— son terribles para nuestro organismo y bienestar general. Muchos de nosotros pasamos muchas horas en la oficina —un lugar que fomenta el estilo de vida sedentario coronado por los bocadillos azucarados. Estas son algunas soluciones sencillas que te ayudarán a mantenerte en movimiento por la oficina y un poco más en forma.

1. Aparca a la vuelta de la esquina.

Ese lugar exclusivo para ejecutivos junto a la entrada principal, después de todo, quizás no sea la mejor recompensa. Hazle un favor a tu cuerpo y en la medida de lo posible, estaciona lejos de la entrada. En función de la situación presupuestaria, ¡aparca al final de la calle o a la vuelta de la esquina! Después nota cómo esos pasos adicionales cobran sentido.

2. Usa la escalera.

A menos que trabajes en un rascacielos, intenta subir algunos pisos por escalera y fíjate con qué rapidez podrás continuar haciéndolo sin morir en el intento. Tu oficina te está ofreciendo una escaladora gratuita: no necesitas pagar un gimnasio.

3. Lleva tu propio almuerzo.

Aunque la cantidad de lugares que venden comida saludable para llevar es cada vez mayor, no hay nada como preparar tu propia comida cuando se trata de evitar cosas poco sanas como la sal, el azúcar y la grasa —sin mencionar los precios. Intenta llevar una ensalada abundante hecha en casa uno o dos días a la semana; para condimentar, deja en la cocina de la oficina botellas de aceite de oliva y vinagre.

4. Lleva meriendas saladas.

Aunque no te gusten las donas, si te estás muriendo de hambre te comerás una de la cocina cuando sean las cinco de la tarde. La respuesta es no morirse de hambre. Lleva almendras, frutas y barras de proteína al trabajo —o lo que desees comer a la tarde cuando la voluntad comienza a decaer. Ten siempre a mano un par de bocados saludables en caso de emergencia.

5. Elige las reuniones a pie.

Si el tiempo lo permite, intenta ir a caminar con tus compañeros de trabajo todas las tardes. Es una manera excelente de disfrutar del aire libre, hacer un poco de ejercicio y estrechar lazos con tus compañeros de oficina. Mientras caminas, podrías incluso desentrañar una situación de trabajo complicada.

6. Tómate unos días de descanso.

La investigación médica reciente muestra la conexión que existe entre el tiempo de permanencia sentado y la enfermedad cardiaca. la conexión que existe entre el tiempo de permanencia sentado y la enfermedad cardiaca. Sabemos que necesitamos levantarnos y movernos, sin embargo, es fácil perderse en el trabajo y dejar que las horas pasen. Configura tu teléfono para que vibre o suene cada 90 minutos aproximadamente, así recordarás levantarte y estirar las piernas. Usa una pared de apoyo para estirar los brazos, las manos, los hombros y ejercitar los cuádriceps y las pantorrillas, si puedes hacia el fin del día.

7. Retoma tus viajes al trabajo en transporte.

En algunos lugares, ir a trabajar en bicicleta o caminando simplemente no es una opción. Pero si tienes la oportunidad, (quizás aprovechando el transporte público), desafíate a llegar al trabajo por tus propios medios, comenzando por lo menos con una vez al mes. Al llegar te sentirás con más energía, más vitalidad y dispuesta para encarar el día. (De ser necesario, lleva una camisa o una blusa adicional). Un estudio realizado en el Reino Unido muestra que ir a trabajar en bicicleta incluso puede ayudarte a vivir más tiempo. ¿Y tú qué estás esperando?


Emily Wise Miller es editora de contenidos web para la revista Live Happy.

Traducción: Pat Melgar

Tags: 
trabajo
¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.