5 pasos para cumplir tu propósito

Mujer enseñando canto coral

Speedking/Shutterstock.com

Define y logra las metas de tu vida siguiendo este simple plan.

El sentido de propósito es uno de los elementos fundamentales en toda vida plena y floreciente, que nos permite encontrar pasiones, perseguir metas importantes y a fin de cuentas, vivir una vida de auténtica felicidad. La mayoría de nosotros vivimos sin pensar de manera activa cuál es el propósito que intentamos lograr. Sin embargo, podemos dar algunos pasos para desarrollar una conciencia más específica de nuestras metas y alcanzar así vidas plenas de significado.

1. Define tus metas.

En primer lugar, aclara tus objetivos e intenciones: ¿Quién quieres ser? ¿Cómo quieres vivir? ¿Qué quieres hacer? ¿Cómo lo harás? Luego explora los caminos que te lleven hacia tus metas y las dificultades que se presenten. Muchas veces esas dificultades se convierten en oportunidades para crecer y cambiar.

El propósito tiene que ver con la intención: tener metas que ayuden a forjar el marco de tus planes y realización en la vida. En cuanto al alcance, esas metas pueden ser grandes o pequeñas. Si quieres comer de manera más sana, tendrás motivos para comprar más frutas y verduras. Si quieres tener un efecto positivo sobre el medio ambiente, te informarás mejor sobre el tema y te unirás a personas que compartan tus ideas para conseguir que este asunto se trate en las próximas elecciones.

2. Observa el panorama general, después completa los detalles.

Desde pequeños, todas las personas que nos rodean (desde nuestros padres hasta la sociedad en general) nos influyen, nos dicen cuáles son las cosas importantes y cómo esperan que vivamos. Si bien esas influencias pueden servirnos, lo más importante es que cada uno encuentre su propio significado y propósito. Para comenzar, lo más sencillo es observar el panorama general y después concretar los pequeños detalles.

Hace poco comencé a trabajar con una paciente, a la que llamaré Kelly. Kelly fue criada por una madre soltera que apenas reunía lo suficiente para vivir. De no haber sido por la ayuda que le brindaron los buenos amigos y las organizaciones comunitarias, Kelly siente que hoy no sería una empresaria exitosa. Desde un punto de vista más general, Kelly decidió que el propósito de su vida sería retribuir a los demás. Y comenzó a pensar mejor al respecto. Una de las maneras más obvias de retribución era firmar un cheque, pero eso no parecía ser lo que demostraría su verdadera intención. Después de algunas reflexiones en conjunto, se nos ocurrió un plan para retribuir en tres categorías: con dinero, manualmente y desde el corazón. El dinero eran los cheques que entregaría a las organizaciones que se lo merezcan. Con sus manos repartiría comida en un refugio local, los sábados. Y desde su corazón se acercó a Big Brothers Big Sisters of America y comenzó a participar como mentora de una jovencita. Sus metas tácticas la llevaron a realizar su gran propósito en la vida.

3. Consulta tu moral y tus valores.

Si quieres vivir con un propósito, tienes que entender y explorar lo que más valoras. Si enseñar a los niños es lo que más valoras, puedes enfocarte en ese área. Si valoras crear belleza, puedes cultivar una huerta, un jardín o expresarte a través de la música o del arte. Si valoras ayudar a los demás, podemos encontrar la forma de hacerlo posible.

4. Utiliza tus puntos fuertes y fortalece los puntos débiles.

Muchas veces necesitamos de nuestros puntos más débiles para poder alcanzar lo que deseamos. Por ejemplo, si te sientes atrapada en un empleo poco satisfactorio porque eres reacia a asumir riesgos, trabaja para lograr armarte de valor. Si luchas por administrar tus tiempos y no encuentras un momento libre para sumar responsabilidades de actividades voluntarias que te interesen, trabaja en tu capacidad de organización y comienza de a poco, con solo una hora cada dos semanas.

5. Piensa en tu legado.

Imagina qué clase de legado te gustaría dejar. Erik Erikson, experto en desarrollo psicológico, se dedicó a las diferentes etapas de cambio a lo largo de la vida. A la etapa final la llamó “Integridad del ego o desesperación.” Este ajuste de cuentas ocurre en el ocaso de la vida, cuando uno reflexiona sobre el pasado y decide con qué está conforme y qué lamenta. Antes de alcanzar esa etapa, piensa qué mensajes deseas dejar atrás u olvidar sobre tu persona y qué es importante para ti. Eso ayudará a darle forma a tu propósito y a tus metas.

Todos queremos vivir con un propósito. La clave es saber qué es lo que crea sentido para ti y a partir de allí, generar metas y comportamientos que apoyen tus intenciones.


Stacy Kaiser es psicoterapeuta, autora, experta en relaciones humanas y una personalidad mediática. Es autora del libro más vendido How to Be a Grown Up: The Ten Secret Skills Everyone Needs to Know y colaboradora de contenido para Live Happy. Stacy es invitada frecuente en programas de televisión como Today y Good Morning America.

Traducción: Pat Melgar

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.