¿Enfrentas tus adicciones?

Mujer sentada en escalones junto al mar.

Eakachai Leesin/Shutterstock.com

Resuelve los comportamientos compulsivos antes que destruyan tu felicidad.

Septiembre es el Mes Nacional de la Recuperación, y se convierte en un buen momento tanto para reconocer a quienes ya han logrado recuperarse como para poner fin y aprender a evitar caer en la trampa de las adicciones y la dependencia.

La adicción se define como la entrega habitual o compulsiva a alguna sustancia o actividad. Los problemas de adicción y la lucha contra el abuso de sustancias nocivas pueden influir enormemente en tu felicidad, éxito y productividad. Puede afectar incluso las percepciones y los comportamientos.

El origen de las adicciones

Uno de los principales motivos de la adicción es la necesidad de escapar. Los estupefacientes, las bebidas alcohólicas y otras sustancias tóxicas y actividades [compulsivas] proporcionan los medios para la negación y la evasión de la vida real. No obstante, esta forma particular de escapismo nunca funciona a largo plazo. Por el contrario, quienes caen en la adicción, al final terminan dañándose a sí mismos y a los demás, de maneras que muchas veces afectan su modo de vida.

Al igual que un lactante ansía su biberón, chupón (chupete) o manta favorita, los adultos también tienen una fuerte atracción hacia varias sustancias y actividades que les producen felicidad y alivio. Cuando esa atracción se convierte en una necesidad insaciable e interfiere con las actividades diarias es considerada una adicción.

Existen tres factores que, combinados, contribuyen a crear un adicto: genéticos, de crianza y aspectos sociales (por ejemplo, tienes un lugar de trabajo en el que todos salen a beber juntos y el consumo de estupefacientes se consiente, e incluso se alienta). Si en tu vida ya existe alguno de ellos, actúa con prudencia: allí se encuentra el germen de las adicciones. Con dos de ellos existe una gran probabilidad de tener problemas de adicción. Y si tienes los tres, tendrás que permanecer alerta para evitar caer en la adicción.

Señales de advertencia

¿Hay alguna sustancia que consumas o alguna actividad en la que participes con frecuencia que te aparte de tus relaciones, logros, que te impida avanzar o que dificulte tu vida? Cualquiera sea la causa que esté provocando tu alejamiento de las personas o actividades que solías disfrutar debe examinarse con cuidado. Si la interferencia de algo compulsivo te estuviera impidiendo llevar una vida plena y satisfactoria, sigue esta regla básica: identifica y resuelve la cuestión.

Estas son algunas de las mejores maneras de abordar el tema:

·Escucha aquella voz.

Casi todo adicto recuerda un cierto momento, justo antes de que las cosas empeoraran, en el que una voz queda repetía en su mente: “Creo que tengo problemas de alcoholismo/ drogadicción/ alimentación compulsiva/ adicción sexual.” Nunca ignores ese murmullo de tu mente. Date tiempo para cuestionarte y determinar si crees que tienes un problema, y trabajar para mejorar ese comportamiento que te preocupa.

·Busca apoyo.

Un sistema de apoyo es clave cuando se trata de conductas adictivas. Si no sabes si tienes realmente un problema, consulta con cinco personas de tu confianza: ¿Crees que hago demasiadas compras? ¿Bebo demasiado? Si la gran mayoría de esas personas dice que sí, vale la pena examinar.

·Llama a un profesional.

Si llegas al punto de estar haciendo algo que te hace daño y no puedes detenerte, es momento de buscar ayuda profesional. Cuando se trata de algo tan fuerte como una adicción, muchos no tenemos las herramientas adecuadas que sí tienen los profesionales para manejar la situación. Acércate a un médico, a un profesional de la salud mental, a un guía espiritual o a un grupo que ofrezca un programa de doce pasos. En momentos muy difíciles es importante acudir a otras personas y conseguir la ayuda que necesitamos.

·Mantén la buena compañía.

Los modelos a seguir son esenciales a la hora de aprovechar nuestro potencial al máximo en cualquier aspecto de la vida. Cuando existen adicciones o posibilidades de adicción, es importante tener en cuenta con quién compartes tu tiempo. En primer lugar, para recuperarte o para no caer en la adicción, es posible que debas cambiar las compañías que frecuentas. Asegúrate de pasar tiempo con gente que sea un ejemplo de conductas positivas y lleve una vida altamente funcional.

Mientras el mes de septiembre va llegando a su fin, los invito a que todos observen detenidamente sus comportamientos y de qué manera repercuten en sus vidas. El presente es el mejor momento para intentar mejorar cualquier debilidad que pudiera estar interponiéndose en tu camino. A todos los que se encuentren trabajando en su recuperación, los felicito: no es fácil pero vale la pena intentarlo. Busquen un lugar seguro y tranquilo, y visítenlo seguido.


Stacy Kaiser es psicoterapeuta del sur de California, autora, experta en relaciones humanas y una personalidad mediática. También es autora de How to Be a Grown Up: The Ten Secret Skills Everyone Needs to Know y colaboradora de contenido para Live Happy. Lee algunos de sus artículos anteriores aquí.

Traducción: Pat Melgar

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.