Preescolares al ritmo del rock

Preescolares

Shutterstock.com

Los estudios muestran que los niños que tocan música juntos desarrollan más generosidad y empatía.

Durante todo un año, la Lic. Tal-Chen Rabinowitch reunió a un grupo de niños para jugar y tocar música todas las semanas. Era más que un típico recreo programado: la investigadora de postdoctorado estaba incorporando al creciente cúmulo de pruebas que tocar música en grupo puede tener un efecto duradero en la manera en que los niños interactúan.

“Soy licenciada en música y siempre he trabajado con los niños pequeños y la música,” cuenta Tal-Chen, que realizó el estudio con niños de entre 8 y 11 años desde 2009 hasta 2010 en el Centro de Música y Ciencias de la Universidad de Cambridge. “Es muy fácil ver cómo la música vincula a las personas debido a su naturaleza comunicativa.”

Tal-Chen, actualmente becaria de postdoctorado en el Instituto de Ciencias del Aprendizaje y Neurociencias de la Universidad de Washington, quería saber si el vínculo persistía una vez finalizada la música.

Ella dice, “desarrollar la empatía es algo que me interesa” y añade que hacer música enseña habilidades que junto a otras personas se aprenden más fácilmente. Esto también implica trabajar para entender lo que la otra persona quiere lograr, algo que los investigadores denominan “intencionalidad compartida.”

“Hacer música puede dar algunas ventajas cognitivas, pero también enseña habilidades sociales,” dice Tal-Chen. “Si practicas técnicas de comunicación en la música, eso se extiende a otros ámbitos de tu vida.”

Sincronizados

Las investigaciones muestran que cantar en grupo ayuda a los adultos a reforzar los sentimientos de conexión y la fluidez de los vínculos sociales, y propicia la liberación de oxitocina, un neuropéptido también conocido como “la hormona del amor.” Hacer música en grupo nos influye de muy diversas maneras; nos conectamos a través del ritmo mientras nos movemos al mismo tiempo y nos vamos “contagiando” mientras observamos nuestras expresiones y movimientos. Pero lo más significativo para los investigadores es el modo en que la música nos sincroniza.

La sincronía es muy importante porque por un lado hace que nos unamos a través de la imitación o por vernos reflejados en el otro. Eso es importante para los niños, según Tal-Chen, porque “son los mismos mecanismos que se utilizan en la empatía. Cuando los niños practican música en grupo, se divierten y se sienten atraídos mientras desarrollan un conjunto de habilidades que usarán naturalmente en otros ámbitos de sus vidas.”

Esto significa que mientras perfeccionan sus habilidades musicales, también están aprendiendo a “leer” y a captar otra información de las personas, que en la empatía es determinante. Tal-Chen dice que al jugar y tocar música en grupo los niños pueden volver a conectarse entre sí, en el mundo digital de hoy que cada vez los distancia más.

“La razón por la que [los niños] en nuestros días tienen menos habilidades para socializar es porque no experimentamos la presencia del otro en un contexto en vivo,” dice, señalando la prevalencia del envío de mensajes de texto y de las redes sociales como las formas predilectas de comunicación, lo cual suprime la capacidad de percibir las señales de la expresión del rostro o del tono de voz de una persona.

Elementos en juego

En un estudio realizado en 2010 por Sebastián Kirschner de la Dirección de Psicología Comparativa y del Desarrollo, dependiente del Instituto Max Planck de Antropología Evolucionista con sede en Alemania se determinó que hacer música en grupo “favorece el comportamiento espontáneo de ayuda y cooperación subsiguientes” entre niños de edad preescolar.

Inspirada en ese estudio Sara Beck, estudiante del doctorado en psicología y desarrollo humano en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee, está estudiando cómo la creación musical puede definir una conducta prosocial en el caso de niños de 4 a 5 años de edad.

“Estaba haciendo un trabajo sobre el canto infantil en general, y quise investigar los mecanismos que podrían estar en juego cuando los niños comienzan a tocar música en grupo,” comenta Sara. “Las investigaciones realizadas con niños de tan sólo 4 y 5 años—y en algunos casos, de 14 a 24 meses—han demostrado que la participación en ese tipo de movimiento sincronizado que aparece cuando tocan música en grupo, despierta sentimientos de cooperación y hábitos de comportamiento cooperativo. Me interesó analizar qué es exactamente lo que lo impulsa.”

Los 5 factores

Sara dice que existen cinco factores que influyen en los niños: el ritmo, la sincronización, la participación, los objetivos compartidos y las letras de las canciones. El ritmo los anima a moverse juntos y la participación ocurre porque entre ellos se miran los rostros y las expresiones que hacen mientras cantan. Tocar música en grupo les infunde la sensación de “estamos en esto juntos,” mientras que las canciones ayudan a transmitir mensajes positivos.

La investigación de Sara implementó evaluaciones tradicionales del desarrollo infantil dentro de un contexto musical con el fin de medir las respuestas de los niños a las consignas de ayudar y compartir después de cantar en grupo. Observó mayor cooperación entre los niños después de cantar, pero también indica que esto es solo el comienzo de lo que podemos aprender sobre cómo la música afecta la interacción entre los niños.

“Algo que vemos que ocurre es la efervescencia colectiva y eso da lugar a un aumento de sentimientos positivos,” dice. La efervescencia colectiva se manifiesta cuando un grupo comunica el mismo pensamiento o participa en la misma actividad.

“Lo que sí sabemos es que cuando los niños creen que están haciendo algo juntos, están más dispuestos a ayudar a los compañeros con los que han estado trabajando. También queremos averiguar, ‘si tenemos un objetivo en común, ¿en qué medida puede la música activar ese sentimiento de ayuda mutua?’ Hay infinidad de cosas que aún no sabemos.”


Paula Felps es editora científica para Live Happy.

Traducción: Pat Melgar

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.