4 rituales de gratitud para formar la amabilidad y sentir más alegría

Ilustración de mujer escribiendo en su diario de gratitud.

Usa estas técnicas comprobadas para agradecer en estas fiestas.

Las fiestas nos recuerdan hacer un inventario de todas las bendiciones de nuestra vida. Hacer un hábito de la gratitud puede tener beneficios positivos en tu propia felicidad y en la de quienes te rodean creando lazos más fuertes en tus relaciones, encontrando amabilidad en los otros y tallando nuevos “buenos modales” en tu cerebro. Además estos rituales de gratitud son bastante simples de hacer en cualquier lugar, en todo momento. Aquí te compartimos algunas sugerencias para que las pongas en práctica en tu vida personal o familiar.

Ritual 1: La gracia maravillosa

La mesa de la cena es un lugar excelente para reflexionar y reforzar nuestros sentimientos de gratitud. Antes de partir el pan, comienza por un extremo de la mesa y pide a cada persona que comparta algo que agradece en su vida.

En su libro Home for Dinner Anne K. Fishel escribe “Los rituales ayudan a crear identidad familiar compartida y sentido de pertenencia.” Al crear ese momento juntos, Anne dice que puedes aportar significado y estabilidad a la unidad familiar y establecer un tono positivo para el resto de la comida.

Ritual 2: Concéntrate en lo que tienes

Cada noche antes de ir a dormir escribe tres cosas positivas que agradeces. Tener tu diario y un bolígrafo al lado de la cama sirve como recordatorio para ayudarte a establecer este ritual. Para las amantes de la tecnología, hay aplicaciones para teléfonos, como Feed Your Happy y Gratitude Journal, que también son muy útiles para esta práctica. Las investigaciones indican que llevar un diario personal de gratitud puede mejorar notoriamente el carácter e incluso, cuanto más se practica, extender esa sensación por semanas y meses. Para superar la tendencia a la negatividad, la gratitud hace que tu cerebro se abra para atraer mayor positividad como abejas en la miel.

Ritual 3: Tiempo de escribir

Piensa en alguien que haya dejado una huella notoriamente positiva en tu vida y escribe una carta expresando cuánto significa esa persona para ti. De ser posible, reúnete con esa persona frente a frente y léele la carta en voz alta. Nota la reacción de la persona y disfruta plenamente esos instantes para volver a recordarlos en el futuro. Martin Seligman, Ph.D., profesor de psicología de la Universidad de Pensilvania y miembro fundador del área de la psicología positiva, presentó este ejercicio de gratitud a sus alumnos. La tarea ha demostrado ser una efectiva muestra de humanidad y hoy es el segmento más popular de su curso de psicología positiva.

Ritual 4: Plena conciencia del agradecimiento

Intenta una nueva experiencia con la familia y busca momentos de enseñanza, como hacer tareas voluntarias en un banco de alimentos o entregar regalos en un hospital de niños. A veces, la mejor manera de apreciar todo lo bueno de nuestro propio mundo es tomarse un momento para ser testigo de las situaciones que viven quienes están sufriendo. La gratitud ante la adversidad nos puede ayudar a vencer las tormentas, puede darnos una mejor perspectiva de la difícil situación de otros además de fortalecer los lazos sociales.

Para el Lic. Rick Hanson, autor de Buddha’s Brain, “el reconocimiento sostenido del momento presente” puede abrirnos los ojos a un mundo totalmente ajeno a nuestra mente y permitirnos “posar la atención en las beneficiosas experiencias de la vida cotidiana, que son la base de esa fortaleza interior que todos queremos, como la resiliencia, la gratitud y el amor.”


Chris Libby es Editora de Sección para la revista Live Happy.

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.