13 razones por las que la psicología positiva fomenta el bienestar

Dos jóvenes comiendo algodón de azúcar.

Jacob Lund/Shutterstock.com

Mantenerse mentalmente saludable puede servir para equilibrar las emociones.

Siempre es bueno poner la mente a punto para poder evitar los estados de ánimo melancólicos o tristes. En honor al Mes de la Salud Mental, estas son algunas ideas que te ayudarán a mantener tu mente movilizada por alcanzar la felicidad.

1. La actitud importa

Una mala actitud puede producir efectos adversos en tu salud física. Según Mental Health of America, las personas que mantienen una actitud positiva viven unos 30 años más que la gente malhumorada. Para intentar mantener el optimismo es importante dejar de quejarse por el pasado, no preocuparse demasiado por el futuro y expresar mucha gratitud.

2. Cuanto menos estrés, mejor

Demasiado estrés es perjudicial. Incluso las consecuencias de sentir demasiado estrés durante mucho tiempo pueden ser mortales. La doctora Mithu Storoni, autora de Stress-Proof: The Scientific Solution to Building a Resilient Brain and Life, escribe que cuando la mente se encuentra en “óptimo estado” puede sobreponerse al estrés más fácilmente, recuperando el sistema inmunológico y disminuyendo los efectos de la enfermedad. Las técnicas de respiración y las simples prácticas de meditación pueden actuar rápidamente contra el estrés cuando sientes nerviosismo e inquietud.

3. Levántate y muévete

(PIC) El estilo de vida sedentario puede generar serias consecuencias en la salud física y mental, entre otras, mayor riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares, ataques cardiacos, deterioros cognitivos y estados depresivos. Según la Oficina de Promoción de la Salud y Prevención de Enfermedades de los EE. UU., más del 80% de los adultos y adolescentes norteamericanos no satisfacen las pautas de actividades aeróbicas y fortalecimiento muscular. Si no puedes deshacerte de los dispositivos electrónicos que te mantienen atada a la silla, al menos encuentra una app que te ayude a ponerte en movimiento. Un estudio realizado recientemente por Duke Health determinó que el juego móvil Pokemon Go hizo que millones de usuarios se levanten y caminen. Jugando los participantes tenían el doble de probabilidades de alcanzar su meta de los 10 mil pasos.     

4. La buena comida alimenta el cerebro

Consumir alimentos más saludables es algo evidente para mantener un buen estado de salud, pero también es excelente para el cerebro. Según una reciente Encuesta elaborada por Gallup, los adultos norteamericanos que indicaron consumir una dieta saludable en los últimos años tienen 34.1% menos probabilidades de sufrir de depresión. Drew Ramsey, psiquiatra, agricultor y autor de los libros Fifty Shades of Kale y The Happiness Diet afirma que comer los alimentos adecuados, incluyendo nueces, frijoles y mariscos, puede realmente ayudar a mejorar el ánimo.

5. Perdona para evolucionar

“Es muy difícil ser feliz cuando uno no deja de lamentarse por el pasado. Es difícil ser feliz cuando nos sentimos como víctimas indefensas del destino o de los demás. El perdón nos demuestra que podemos superar las dificultades de la vida para no tener que vivir con temores y limitaciones.” —Dr. Fred Luskin.

6. Borra tus preocupaciones con un buen descanso

Mejorar los hábitos del buen descanso es una excelente manera de ocuparse de la salud emocional y mental. Según la National Sleep Foundation el 35% de los norteamericanos no duerme el tiempo (de calidad) necesario. Los investigadores de la Universidad de Warwick en el Reino Unido dicen que la calidad del sueño es más importante para mejorar la salud y la felicidad que la cantidad de horas de descanso. Para ellos, lo que se siente después de dormir bien toda una noche es equiparable a la sensación de “ganar la lotería.”

7. Ríe con frecuencia

Según el comediante y experto en felicidad Yakov Smirnoff, “la risa es la verbalización de la felicidad.” “Así pues, si la risa es sana y alegre, no una risotada nerviosa, la risa brota del humor.” Encuentra más información en nuestro podcast con Yakov.

8. Sé excelente con otras personas

Estudios demuestran que las personas que participan en actos de bondad sienten emociones positivas en su cuerpo que estimulan la liberación de oxitocina (la hormona del amor). También se ha relacionado la amabilidad con cierta disminución en los síntomas de la depresión y la ansiedad.

9. No olvides quererte

“Nuestro estado mental está constantemente afectando el estado mental de otras personas. Si estamos de mal humor e irritables, las personas que nos rodean también estarán irritables y de mal humor. Nos alimentamos mutuamente de nuestras emociones. Así pues cuando comienzas a practicar la autocompasión, los demás lo pueden percibir y cuanto más permaneces en ese estado de calma, cordialidad y conexión, más personas a tu alrededor se sienten de igual manera.” —Dra. Kristin Neff, autora de Self-Compassion: The Proven Power of Being Kind to Yourself (Sé amable contigo mismo: el arte de la compasión hacia uno mismo).

10. La práctica hace al maestro

“Todo lo que regamos y cultivamos esmeradamente crece y florece en un jardín común… Recuerda con frecuencia la gratitud y otras emociones positivas y pronto crecerán y ocuparán el jardín de tu corazón.” —Joseph Emet, autor de Finding the Blue Sky: A Mindful Approach to Choosing Happiness Here and Now.

11. Evita trabajar sin descanso y sin diversión

Los daneses toman su tiempo libre muy en serio. En su libro Happy as a Dane: 10 Secrets of the Happiest People in the World (Feliz como un danés: los 10 secretos de la gente más feliz del mundo), Malene Rydahl escribe que los daneses dedican casi el 70% del día a sus actividades personales y a estar con amigos y familiares. Es esa actitud la que hace que Dinamarca sea uno de los países más felices del mundo, según los Informes Mundiales de la Felicidad.

12. Desacelera

“En el ajetreado mundo actual, nuestra mente está en constante actividad, saltando de una cosa a otra a un ritmo vertiginoso. No solo se trata de un comportamiento extremamente agotador sino que además, puede afectar nuestro desempeño en cualquiera de las actividades que nos ocupan. De hecho, gran parte de las cuestiones que se nos cruzan por delante no requieren de nuestra atención o cuidado pero sin embargo, consumen mucho espacio de nuestra conciencia. Con el paso del tiempo, ese “ruido de fondo” termina por convertirse en una situación habitual de la que perdemos noción, hundiéndonos cada vez más en un estado de agotamiento mental. A su vez, esto limita nuestra capacidad de procesar acontecimientos y emociones importantes. Para contrarrestar los nefastos efectos de ese “ruido”, necesitamos volver a enfocar nuestra atención en una cantidad más reducida de temas. Eso es precisamente lo que hace la práctica de la atención plena o mindfulness.” —Dr. Michael Finkelstein, médico holístico, especialista en medicina interna y autor del libro Slow Medicine: Hope and Healing for Chronic Illness.

13. Disfruta cada momento

Cuando podemos atender plenamente nuestras vidas somos más felices, sentimos menos estrés y estamos más agradecidos. También podemos recordar y traer a la memoria más detalles de los tiempos en paz, de calma y alegría, que pueden ayudarnos a superar los momentos más difíciles. No tenemos que esperar a poder disfrutar una puesta de sol en la playa o tener una boda de película; podemos comenzar a disfrutar en plenitud cada pequeño momento todos los días, como poder beber una taza de café caliente, cobijar a nuestros hijos o cenar en compañía de una amiga.” —Dra. Carla Naumburg, autora de Ready, Set, Breathe: Practicing Mindfulness with Your Children for Fewer Meltdowns and a More Peaceful Family.


Chris Libby es Editora de Sección para la revista Live Happy.

Traducción: Pat Melgar

¿Quieres más de Live Happy?
Recibe directamente en tu bandeja de entrada noticias, sugerencias y cosas que te harán sonreír.