Escribe tu manera de percibir la vida

Escribe tu manera de percibir la vida

Eduard Stelmakh/Shutterstock.com

Intenta estos 5 ejercicios de redacción para impregnarte de acción, empatía y optimismo.

Las investigaciones revelan que la simple técnica de “escritura expresiva” (busca el artículo de fondo en la edición de junio de 2016 de la revista Live Happy) puede hacerte más feliz, más saludable y más resiliente. Pero esa no es la única manera de crear una historia de vida más alegre. Intenta estas cinco formas de redacción cuando quieras despertar tu creatividad, reimaginar tu futuro y tener otra perspectiva de ti misma.

1. Descríbete en 24 palabras

Los expertos recomiendan comenzar con 24 palabras, luego resumirlas a 12 palabras, a seis, a tres y finalmente, a sólo una. Amber Flame, responsable de talleres de escritura, incluye este ejercicio en las clases que dicta en el Centro Correccional de Mujeres en Washington. Las internas pueden comenzar con una lista de palabras como “cocinera,” “piel morena,” “cabello rizado,” “madre,” “culpable” y terminar con una sola palabra como “sobreviviente.”

“Es un buen ejercicio inicial para las personas que no se sienten cómodas para escribir,” dice Amber. “Cualquiera puede hacerlo. Sin embargo tan simple como parece, también es profundo y nos permite ponernos en cero sobre cómo definimos nuestra vida.” Amber dice que ella misma hace el ejercicio cada tantos meses “como un control espiritual” y descubre que las palabras que elige cambian en cada ocasión.

2. Imagina tu mejor yo posible

Piensa un futuro en el que todo haya salido tan bien como podía ser. Trabajaste mucho y lograste alcanzar todos los sueños de tu vida. Ahora, tal como sugiere el psicólogo Timothy Wilson, autor del libro Redirect: Changing the Stories We Live By, escribe lo que has imaginado. “No dejes de incluir cómo alcanzaste tus metas (por ejemplo, retomando los estudios para obtener un título universitario). Al centrar tu historia en los pasos prácticos que has tomado, “podrías sentirte más optimista sobre tu futuro y enfrentar mejor cualquier obstáculo que se presente.”

3. Escribe una “carta alegre” sobre alguien importante de tu vida actual o pasada

En este ejercicio de gratitud, John Evans, doctor en educación y coach de salud integral, sugiere que dediques 20 minutos a describir tu relación con la persona que estás celebrando, incluyendo las experiencias alegres y maravillosas que hayan compartido. “Recuerda cómo te sentiste, qué pensaste, qué dijiste, qué te dijeron los demás y dónde estaban,” agrega John. “¿Qué te parece esa persona ahora? ¿Qué quisieras que te parezca(n) en el futuro?” La carta es para ti solamente; no te preocupes por enviarla a menos que, tras releerla unos días después, consideres que puede ser beneficiosa para ti y para tu destinatario.

4. Plantéate la duda “qué pasaría si

En 2008, Kim Bogucki de la policía de Seattle comenzó a preguntarle a las internas del Centro Correccional de Mujeres en Washington algo crucial: “Si hubiera algo que alguien podría haber dicho o hecho y que hubiera cambiado el rumbo que te trajo hasta aquí, ¿qué hubiera sido eso?” Las respuestas de las mujeres fueron directas y conmovedoras: "Si alguien me hubiera dicho que yo era especial.” “Si alguien hubiera puesto fin al maltrato.” “Si alguien me hubiera dicho que jamás vería crecer a mis hijos.” A medida que las mujeres escribían y compartían sus trabajos hipotéticos sobre “qué pasaría si”, pudieron sentir compasión por sí mismas y por las demás para comenzar a sanar.

Por cierto, no necesitas estar en prisión para aprovechar este ejercicio; nunca es demasiado tarde para identificar ese supuesto “qué pasaría si” que faltaba en tu vida y encontrar maneras de proveértelo o buscarlo en otros. (Busca el documental “The IF Project” en la cadena Logo TV este verano.)

5. Escribe sobre algo que te perturba como si fueras un tercero

Al pasar del “yo” al él o ella, podrás tomar distancia y comprender mejor un conflicto, por ejemplo, una discusión reciente con alguien, o tu frustración en tratar de encontrar un nuevo trabajo o una relación. Al adoptar la voz de un narrador imparcial puede generar incomodidad al principio pero no dejes de intentarlo. Este ejercicio puede llevarte a sentir empatía por el punto de vista de otra persona y ayudarte a ver tu propio comportamiento con más objetividad.


Shelley Levitt es colaboradora de contenido para Live Happy.

Traduccion: Pat Melgar